Consejos a seguir al caminar para adelgazar

Consejos a seguir al caminar para adelgazar

En los últimos años, caminar y mantenerse activo se ha puesto honestamente de moda.

Caminar una cierta cantidad de pasos durante el día y los desafíos de caminar ayudaron a mejorar la actividad física diaria.

Si está tratando de controlar su peso, caminar puede ser una herramienta útil para controlar su peso.

Aquí encontrará todo lo que necesita saber sobre caminar para bajar de peso, incluidos nuestros consejos y trucos para maximizar su paso.

Beneficios a pie

Beneficios a pie

La investigación continúa mostrando que el ejercicio regular en general es beneficioso para la salud, pero caminar en sí mismo tiene varios beneficios que incluyen:

Mejorar la salud del corazón: sabemos que las enfermedades cardíacas son cada vez más comunes, por lo que mantener nuestro corazón primero debe ser una prioridad.

La investigación sugiere que caminar puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y también mejorar la longevidad.
Promover la salud mental: cuidarse a sí mismo, la mente y el cuerpo es muy importante cuando se trata de la salud y el bienestar holísticos. Caminar con regularidad puede mejorar la cognición de una persona y también ayudar a reducir los síntomas de depresión y ansiedad.
Lucha contra la obesidad: la obesidad nos pone en riesgo de contraer diversas enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes e incluso algunos tipos de cáncer. Las investigaciones muestran que caminar ha disminuido en las personas obesas y también disminuye con el aumento de peso.

Mantenerse activo es esencial para ayudar a combatir la obesidad y controlar su peso.
Maximice su NEAT: la termogénesis de la actividad no física (también conocida como NEAT) es esencialmente la energía gastada en cualquier cosa además del ejercicio formal y el sueño.

Caminar, lavar los platos, limpiar la casa y simplemente el movimiento general durante el día contribuyen a su NEAT.

Si está caminando para perder peso, NEAT puede ser una gran herramienta para ayudarlo a alcanzar sus metas.

Con el tiempo, NEAT realmente puede acumularse y es lo que atribuyo a ayudarme a perder las últimas cinco libras de mi viaje de pérdida de peso de 30 libras.

Dar un paseo un par de veces a la semana puede quemar más de 200 calorías.

Cuando todo está dicho y hecho durante la semana, esto puede sumar a un déficit de calorías sustancial con un mínimo esfuerzo.

Caminar para adelgazar

Caminar para adelgazar

Consulta el tiempo: lo último que quieres es sorprenderte con una tormenta en medio de tu caminata (lo que me ha pasado varias veces, así que aprende de mis errores).

Me gusta echar un vistazo al informe meteorológico de la mañana para ver cuándo sería el mejor momento para mi caminata.

Si normalmente camino alrededor de las 17:00 pero el informe meteorológico predice lluvia, entonces puedo reprogramar mi caminata para el almuerzo.

Y siempre lleve consigo un teléfono cargado en caso de que cambie el clima y necesite que alguien lo recoja.
Hidratar: si vas a dar un largo paseo, asegúrate de estar hidratado.

Trate de mantenerse hidratado durante el día y beba dos tazas de agua al menos 30-60 minutos antes de caminar, para que esté fuera de su sistema (y no tenga que ir al baño).

Cuando regrese de su caminata, asegúrese de beber un vaso de agua para rehidratar el cuerpo.

Evite los refrescos azucarados o las bebidas con electrolitos; si camina a una intensidad moderada, el agua estará bien para rehidratar el cuerpo.
Consigue el equipo adecuado: tira tus viejas chanclas y opta por un buen par de zapatillas.

Esto ayudará con la postura al caminar y también puede reducir el riesgo de lesiones.

Además, si usa las zapatillas adecuadas, puede ayudarlo a mejorar su forma de andar y hacer que caminar una distancia más larga sea más cómodo.
Concéntrese en la forma: caminar en sí mismo no requiere mucha habilidad y es muy natural, pero algunas señales de postura y forma pueden ayudarlo a mejorar su manera de caminar.

Concéntrese en mantener la barbilla hacia arriba y los hombros rectos.

Su núcleo debe estar activado y su espalda debe estar bien y recta.

Sobre todo, sus nalgas deben participar en cada paso y tratar de pensar en doblar las nalgas hacia adentro.

Querrá aterrizar sobre sus talones y rodar hacia adelante para alejar los dedos de los pies con cada paso.
Aumente el ritmo: la caminata a intervalos es una excelente manera de ayudarlo a quemar más calorías y mantener su caminata interesante.

Cuando se trata de caminar, hay tres tipos diferentes de pasos: caminar (similar a mirar escaparates, aproximadamente 3/4 de dificultad en una escala de 10), caminar rápido (hacer un esfuerzo aquí, aproximadamente 4/5 de dificultad) y Power Walk (en misión, dificultad 5/6 aproximadamente).

Calienta con una caminata, luego apunta a un paso rápido mientras caminas y empuja a un paso rápido cada cinco minutos para aumentar tu frecuencia cardíaca.

Vea cuánto tiempo puede mantener un ritmo de caminata rápido y luego intente aumentarlo unos segundos cada vez que salga a caminar.

Caminar para bajar de peso puede marcar una gran diferencia en su salud en general.
Fíjese una meta: ¿Qué distancia puede caminar en 30 minutos o 1 hora?

Para optimizar su ritmo de caminata, intente apuntar a 1.5 millas durante 30 minutos y 3 millas por hora, que es un ritmo rápido de aproximadamente 20 minutos por milla.

Si no puede comprometerse a caminar durante una hora completa o 30 minutos, haga lo que pueda, todo es mejor que nada y puede contribuir en gran medida a sus pasos diarios.
Camine en una pendiente: si está en interiores, una cinta de correr le permitirá manipular su inclinación y esto puede aumentar la quema de calorías al caminar.

Si está al aire libre, intente optar por una zona montañosa para optimizar su caminata.

Las investigaciones sugieren que aumentar la inclinación puede aumentar la intensidad del entrenamiento y, al mismo tiempo, reducir el impacto en las piernas y las articulaciones.
Camine con un amigo: un compañero responsable puede ayudarlo a mantenerse encaminado y hacer que esa caminata diaria no sea negociable. Trate de encontrar un amigo, familiar o colega que lo acompañe a caminar un par de veces a la semana para mantenerlo motivado y cambiar las cosas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *